Se acerca un cometa, el C/2011 L4, que los astrónomos predicen será visible a simple vista a principios de 2013 llegando a ser más brillante que Venus, informa el Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawái.
Fue descubierto por los astrónomos Richard Wainscoat y Marco Michelicon en el telescopio Pan STARRS en Mauna Kea de Hawái, por lo que recibió el nombre C/2011 L4 (Panstarrs).
Según la órbita preliminar, el cometa se acercará a unos 45 millones de kilómetros de distancia, es decir similar a la distancia Tierra – Mercurio y no representaría algún peligro.
Richard Wainscoat, señala que “viene en una órbita cercana a la parabólica, lo que significa que ésta puede ser la primera vez que se acerca al Sol, y tal vez nunca regrese”.
Wainscoat y Micheli descubrieron el cometa entre el 5 y 6 de junio 2011, cuando el cometa Panstarrs viajaba a 1,2 millones de km de distancia de la Tierra. Hoy el cometa está cerca de 4 veces la distancia entre Tierra y Sol, es decir unos 600 millones de kilómetros.
En noviembre y diciembre su vista en el cielo será cerca del Sol por lo que es peligroso intentar descubrirlo, pero en los siguientes meses será todo un espectáculo, y sin necesidad de telescopios.
La inclinación de su viaje no permitirá ver su cola durante su mayor acercamiento de marzo pero en las siguientes semanas la visión irá aumentando.
En marzo 2013 se la observará en el bajo horizonte cerca de la Luna con un espectáculo que promete ser mejor que la reunión de Venus y Saturno del mes pasado.
En abril se acerca a Andrómeda, y en la mitad del mes será visible toda la noche en las latitudes septentrionales.
A fin de abril atravesará la gran constelación Cassiopea, que tiene la forma de una W.
Durante los próximos meses, los astrónomos continuarán estudiando el cometa, lo que permitirá mejorar las predicciones de lo brillante que finalmente van a recibir, señalaron los descubridores de Panstarrs y el equipo de Hawái.
La predicción del brillo de los cometas es muy difícil, explican, y numerosos de los últimos cometas no alcanzaron el brillo esperado.
La dificultad radica en que no se sabe qué cantidad de hielo que contienen. La sublimación del hielo, o mejor dicho la conversión de sólido a gas, es la fuente de la actividad cometaria, y un importante contribuyente a la eventual luminosidad de un cometa.
Las predicciones de brillo más precisas, serán posible en el momento que el cometa se vuelva más activo, cuando se acerca al sol, y los astrónomos tengan una mejor idea de cuan helado viene.
“C/2011 L4 (Panstarrs) probablemente se originó en la nube de Oort, una nube de objetos cósmicos situada en el lejano sistema solar exterior. Probablemente fue perturbado por la gravedad de alguna estrella que la envió en un largo viaje hacia el Sol”, señalan los astrónomos.
Los investigadores creen que Panstarrs ofrecerá una oportunidad a los astrónomos de ver material remanente de la formación temprana del Sistema Solar.
“El cometa fue encontrado mientras los astrónomos buscaban en el cielo asteroides potencialmente peligrosos de los que algún día podrían chocar con la Tierra”, informa el Instituto de Astronomía de Hawái.

« »