Una de las tormentas solares más intensas en años llegó el jueves a la Tierra, pero los científicos dijeron que el planeta posiblemente corrió con suerte.
Después de atravesar el espacio durante día y medio, y horas después de llegar a nuestro planeta, las autoridades no han reportado los problemas que temían en las redes de fluido eléctrico, los sistemas de navegación satelital (GPS) o los vuelos de las aeronaves, especialmente en las regiones del hemisferio norte. Estas y otras tecnologías frecuentemente se ven interrumpidas por las nubes de partículas cargadas de electrones.
Pero la situación todavía puede cambiar a medida que la tormenta sacude el campo magnético planetario afectando las telecomunicaciones, aunque también podría producir coloridas auroras, incluso en zonas más alejadas de los polos.
Los principales indicadores mostraron que esta tormenta es 10 veces más grande que el viento solar que normalmente llega a la Tierra.
La tormenta, que comenzó con un enorme destello a principios de la semana, crece a medida que se aleja del Sol, expandiéndose como una pompa colosal de jabón. Los científicos calculan que las partículas se mueven a más de 6 millones de kilómetros por hora (4 millones de millas).
La tormenta llegó a la tierra el jueves a las 6 de la mañana (1100 GMT), dijo Joe Kunches, un científico de la Agencia Nacional del Océano y la Atmósfera (NOAA por sus siglas en inglés), con sede en Boulder, Colorado. “Nos está golpeando justo en la nariz”, indicó.
Kunches agregó que “no es un suceso terrible, sino interesante”.
Los astrónomos dijeron que el planeta tiene una orientación al norte que es “muy benigna”. Si estuviera más hacia el sur, el fenómeno habría causado más daño a las telecomunicaciones y auroras más grandes.
“No estamos fuera de peligro. Fue un buen comienzo”, dijo Kunches. “Si fuera una red eléctrica estaría feliz hasta ahora”.
Los astrónomos dicen que el Sol ha estado relativamente tranquilo durante algún tiempo y que esta tormenta, aunque fuerte, puede parecer más feroz porque la Tierra ha estado arrullada durante varios años por una actividad solar débil.
La tormenta es parte del ciclo normal de 11 años del Sol, que se supone debe llegar a un pico de tormentas el año próximo.
Las tormentas solares no causan daño a las personas, pero sí alteran la tecnología. Durante el último pico, alrededor de 2002, los expertos descubrieron que los aparatos que usan el GPS eran vulnerables a las erupciones solares.
Debido a que las nuevas tecnologías han florecido desde entonces, los científicos podrían descubrir que algunos de los nuevos sistemas también están en riesgo, dijo Jeffrey Hughes, director del Centro de Modelos Integrados del Clima Espacial de la Universidad de Boston.

Imagen de la NASA de una llamarada solar vista con longitud de onda ultravioleta extrema. Científicos informan que una tormenta solar que llegará a la Tierra el miércoles 7 de marzo de 2012 podría afectar las conexiones eléctricas, sistemas de navegación satelital y vuelos. (Foto/NASA)

____
En internet:
Centro de Predicción del Clima Espacial: www.swpc.noaa.gov
NASA: http://www.nasa.gov/mission_pages/sunearth/news/News030712-X5-4.html
Seth Borenstein está en Twitter como @borenbears

« »